Los 100 millones de Farmville

Son ya más de 100 millones de personas jugando a Farmville. Y puede que otros tantos hartos y quejándose de que les aparezcan vacas, cerdos, ladrillos, herraduras, gallinas,… en su homepage de Facebook.

La industria del video-juego es cada vez más sofisticada, con gráficos increíbles (rayando la calidad de película) y con control del juego simplemente con el movimiento del mando o con el reconocimiento de nuestra imagen. Sorprendentemente, un juego de gráficos sencillos y control clásico convence a muchos para jugar diariamente. Sin gran sofisticación consigue enganchar a más de 100 millones de jugadores, y el número aumenta semana a semana.

¿Cuál es el secreto de Farmville? Creado por Zinga, el juego está generando debate y análisis para explicar las claves del éxito. ¿Qué hace que este producto atraiga a tantos adeptos? ¿Hay tanta gente con espíritu granjero? ¿Por qué algo tan infantil atrae a gente adulta? Hay muchas teorías, pero encontré (aquí) cinco razones psicológicas que pueden explicar el éxito indiscutible del juego y que resumo a continuación:

1.- Deseo de completar colecciones

Farmville ofrece múltiples cosas a coleccionar: Ribbons (insignias), edificios, regalos, incluso animales de diferentes colores. Cuando el jugador posee una parte de la colección siente una atracción o motivación por completar el grupo entero. Psicológicamente la mayoría de los humanos no nos encontramos cómodos con colecciones incompletas.

Farmville presenta continuamente nuevas cosas a coleccionar, y cuando se empieza una colección…. ¡los jugadores quieren acabarla!

2.- Reciprocidad social: El deseo de ayudar a la gente que nos ayuda

Para avanzar en Farmville hay que recibir ayuda de otros jugadores. El juego ofrece diferentes maneras de ayudar a otros: enviando regalos, fertilizando sus cultivos, ayudando en su granja o poniendo entradas en su muro para que sus amigos obtengan premios. Muchos de los premios se consiguen si eres ayudado y cuando eso ocurre, la mayoría siente una propensión a corresponder devolviendo la ayuda. Esto mantiene a los jugadores enganchados ya que la balanza nunca está completamente equilibrada.

Cuantos más “vecinos” de la granja se tengan, más posibilidades hay de avanzar en el juego, lo que hace que se atraiga a más jugadores por parte de los que ya están jugando. Ese aspecto “social” del juego se refuerza por el hecho de “compartir”.

3.- Adversión a la pérdida: Odiamos perder algo

En Farmville, se tiene un tiempo limitado para recolectar las cosechas de lo contrario se estropean y las pierdes. Esta es una brillante idea de los creadores de Zinga pues mantiene al jugador sembrando y labrando periódicamente. El juego crea una unión del jugador con su granja, a la que tiene que volver para no perder sus cosechas.

4.- Personalización: Nos gusta diseñar cosas en línea con nuestra personalidad

Farmville da un espacio al jugador que es “suyo”, su granja, y permite construirla y decorarla como el jugador desee para hacerla más personalizada. Muchos de los objetos que se pueden comprar u obtener no tienen ningún efecto en el juego, y aunque sólo sirven para hacer ese espacio más a la imagen del jugador, éste los adquiere.

5.- Motivación en intervalos variables: recibir regalos sorpresas nos mantiene interesados

De vez en cuando, Farmville proporciona regalos sorpresa al jugador, como dinero, artículos para la granja, regalos especiales para enviar a los vecinos,… Psicológicamente, esto mantiene ligado al juego, pues se tiene que ir comprobando periódicamene si se ha recibido algo.

Enfin, que detrás de este juego de granjeros virtuales que atrae a tanta gente parece haber una base psicológica-social.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Psicologia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los 100 millones de Farmville

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Me parece un análisis brillante del éxito de este sencillo juego social.

    La evolución cualitativa de la industria del videojuego se ha producido cuando no solamente producen juegos para atraer a los juegoadictos, sino a cualquiera en cualquier parte.

    Hay videojuegos tan complejos de manejar que son solamente pasto de los frikis. Que requieren una concentración tan total que generan más stress del que liberan.

    Como bien relatas, el éxito de un juego sencillo es tocar las fibras psicológicas más simples de cualquier persona. Por ahí se crea la adicción.

    Y que ya no sólo sean objetos de onanismo ludópata, sino auténticos escenarios de socialización, los hace masivos.

    Su contribución a “mejorar” a la persona es lo que todavía no tengo absolutamente claro, más allá de la adicción a veces hasta enfermiza.

    Saludos.
    José María

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s