Solsticio de verano en el valle de Wachau

El valle de Wachau, en la Baja Austria a unos 100 kilometros de Viena,  se extiende por el margen izquierdo del Danubio, desde Melk  a  Krems.

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en Wachau encontramos multitud de pequeños pueblos con una clara vocación por el vino, en su mayoría blancos. Algunos fines de semana al año organizan jornadas de cata de los vinos locales, por un módico precio. Es una gran oportunidad para visitar la zona y charlar con sus gentes.

Alrededor del solsticio de verano (siempre en sábado noche) celebran la llegada del verano con la luz de infinitas antorchas decorando sus colinas de viñedos y decenas de fogatas en la orilla del río.

Se organizan una serie de cruceros por el Danubio en embarcaciones medianas, donde a primeras horas de la noche, aún con luz, se remonta el río durante unos 40 kilometros mientras se cena comida típica de la zona.

Cuando anochece, se comienza el descenso y, al paso de los barcos, en cada uno de los pueblos se organizan fuegos artificiales en la orilla o en los monumentos principales (Castillos, Iglesias). Los viñedos que dan al río están iluminados con multitud de antorchas, lo que hace la imagen muy singular y bucólica. En Durnstein, con su torre azul de la colegiata tan característica,  se encuentra el antiguo castillo donde estuvo encarcelado Ricardo Corazon de león. Una delicada linea de antorchas iluminan su silueta en la noche mágica y de su torre mana una cascada de fuego y luz.

En algunos de los barcos, la gente del lugar se viste con trajes regionales para celebrar la fiesta.

En general las gentes de Wachau son amigables y con ganas de compartir momentos con sus vecinos y con los forasteros que llegan a conocer sus bonitos pueblos y probar sus vinos. No es extraña sus ganas de hacer fiestas despues de lo largos que son los inviernos en estas zonas del centro de Europa.

Normalmente a estas alturas de Junio, el verano ya ha llegado en Austria, lo que no es el caso en el 2010, donde esa noche nos llovió mucho y el fresco era para nosotros de frío invernal.

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s