Matrimonio homosexual: una buena defensa

En Diciembre de 2009, Diane J. Savino, Senadora del distrito 23 en el Estado de Nueva York hizo un genial discurso en defensa del matrimonio homosexual. Desgraciadamente, la ley no fue aprobada. Sin embargo, escuchar a esta Senadora merece realmente la pena porque su discurso no está basado en ideas de partido politico, ni esloganes preparados, sino en verdaderos sentimientos. (A continuación del video teneis la traducción en castellano del discurso).

Para contraste, al final del post, he introducido la defensa de la misma ley en nuestro congreso de los diputados por parte de otra mujer joven, Carmen Montón del PSOE. Hay una marcada diferencia en cuanto a una buena argumentación (nos queda mucho en oratoria … y contenido).

Como el Senador Adams, he hablado aquí muchas veces y nunca he estado tan nerviosa. No porque no esté segura de mi posición, ni porque no sepa lo que siento ni porque no crea cual es la cosa correcta que tengo que hacer. No estoy segura de lo que va a pasar, y  esto es extraño en el senado del estado de Nueva York. Muy pocas veces no sabemos el resultado de lo que vamos a votar de antemano, y muy pocas veces nos hemos enfrentado a un tema tan importante como este sin saber el resultado. Decenas de miles de vidas de neoyorquinos están en juego en este debate. Se van a ir casa hoy  sabiendo que hemos hecho historia aquí en el estado de Nueva York o se van a ir a casa increiblemente defraudados. Pero sin duda, los problemas van a continuar para ellos.

Pero espero que sí vayamos a hacer historia aquí hoy. Yo espero que vamos a dar ese paso adelante de continuar la promesa de Thomas Jefferson que el Senador Schneider ha nombrado tan elocuentemente consistente en  erradicar la desigualdad que el Senador Adams ha descrito tan dolorosamente. Espero que vamos a tomar esta alternativa. Yo rechazo , incluso aún teniendo un gran respeto por el Senador Díaz,  que lo tengo, aunque él no esté aquí ahora… Pero… tengo un gran respeto por él, y tengo gran respeto por sus convicciones religiosas. Sin embargo,  esta votación no es sobre política. Sobre la política de los demócratas o la política de los republicanos. No es sobre quién ha contribuído a qué campaña. No es quién trata de convencer a alguién de una cosa o de la otra:  No tiene nada que ver con todo eso.

Esta votación es sobre un tema de justicia e igualdad.  No sobre política. Es para dar justicia a la gente que con la edad correcta, con una mente sana,  eligen vivir juntos, compartir todo juntos, y quieren ser capaces de tener la protección que los gobiernos nos proporcionan  a aquellos de nosotros que tenemos el privilegio del matrimonio y de ser tratados tan caballerosamente en nuestra sociedad. Esto es todo de lo que estamos hablando.

Al Senador Wayne y su compañero Lewis, que son dos de las personas más comprometidas que nunca he visto, yo les diría: yo tengo mas de 40 (y es todo lo que van a conseguir de mí)  (risas) pero nunca he sido capaz de mantener una relación de la duración o la calidad que tienen Tom  Wayne y Lewis. ¿Por qué les tiene que ser negado el derecho de compartir su vida juntos?.  No conozco al compañero del senador O´Donalds, pero lo que sí que sé es que está tan comprometido con él como Tom está comprometido con Lewis. O mi amigo Matt con su compañero Joss. Estas son relaciones que yo envidio y, de hecho,  todos debemos envidiarlas.  Y, todo lo que nos piden es que les tratemos con justicia e igualdad. Ser capaces de planificarse el uno con el otro en el caso de que algo les ocurra, de la misma manera que el Senador Lancy hace con su mujer Marcelle , o el Senador Flanagan con su mujer, … o cualquiera de nosotros que estamos casados, podemos planificar y proteger la persona que amamos. Yo he intentado ser influenciada (lobbied) sobre esta ley por gente de ambos lados.

Les voy a contar una historia muy graciosa:

Estaba en mi coche, en la sexta avenida de Manhattan. Estaba conduciendo a punto de girar a la izquierda en la calle 52. Paré en un semáforo. Llevaba la ventana abierta y un joven, en una bicicleta-taxi, asomó la cabeza por la ventana de mi coche (lo que me pareció un poco extraño). Él reconoció la placa de senador de mi coche. Era la semana en que la asamblea estaba empezando a debatir esta ley a principio de año. Me dijo: “Perdóneme, ¿va a haber una ley sobre el matrimonio gay esta semana?. Y yo le respondí:  “Sí, la asamblea va a empezar a considerarla pero el senado no la va a considerar a corto plazo y no estoy segura cuando lo hará”. Entonces, me preguntó: “¿Usted va a votar a favor de la ley?”. Y yo le dije: “Sí, votaré a favor”. Me dijo: “¿Por qué?.  Y le dije: “Porque yo creo que la gente debe ser capaz de compartir sus vidas con quien quiera, y el rol del gobierno es administrar el contrato que ellos firman”. Él me paro, y dijo: “¡Pero están cambiando la definición de matrimonio!”. Y le dije: “Vamos a hablar sobre este tema del matrimonio: Nosotros nos acabamos de encontrar en este semáforo. Usted ha metido la cabeza por la ventana de mi coche. ¿Usted sabe que mañana, usted y yo, podemos ir al ayuntamiento, podemos solicitar la licencia de matrimonio y nos podemos casar?. Nadie allí nos va a preguntar sobre la calidad de nuestra relación o si hemos estamos comprometidos el uno con el otro o ninguna de las dos cosas. Ellos nos darán la licencia de matrimonio para que nos podamos casar”. Y el respondió: “¡Sí, es verdad!”. Y entonces le pregunté: “¿Usted cree que estamos preparados para este tipo de compromiso?” (risas). Paró y me dijo: “Ahora veo su punto de vista”.

Y en definitiva, éste es el problema. Nosotros, en el gobierno, no determinamos la calidad o la validez de las relaciones de la gente. Si lo hiciésemos, no emitiríamos las ¾ partes de las licencias de matrimonio que damos. Yo sé que hay mucha gente en la comunidad religiosa que se van a sentir presionados con esta ley y no es verdad, nunca hemos hecho esto.

Yo soy católica romana. La iglesia católica tiene el derecho de negarme el sacramento del matrimonio si ellos determinan que la persona que he elegido para casarme no es adecuada o nuestra relación no alcanza sus estándares. El ayuntamiento no tiene ese derecho. Esto no lo vamos a cambiar con esta ley, esto nunca cambiara. Las instituciones religiosas pueden seguir practicando discriminación ateniéndose al sacramento del matrimonio. Nosotros no, no debemos hacerlo con respecto a parejas gays y lesbianas.

Sé que mucha gente está preocupada por la destrucción de la santidad del matrimonio y ven ésto como una amenaza. Permítanme preguntarles, señoras y señores, qué es lo que realmente estamos protegiendo cuando miras el índice de divorcios de nuestra sociedad.

Enciende la televisión. Tenemos un canal de bodas: Tenemos un canal en la televisión por cable dedicado al comportamiento de la gente en el camino al altar. Se gastan billones de dólares comportándose de la manera más pomposa con el objetivo de ser princesas por un día.

¿No quieren la televisión por cable?…vayan a la Network TV. Regalamos maridos en un juego de televisión. Mira el programa “El Soltero”, donde 30 mujeres desesperadas compiten por casarse con un hombre de 40 años que nunca ha sido capaz de mantener una relación decente en su vida (risas). Tenemos “La Soltera”, al revés. Y mi show favorito, que gracias a Dios sólo duro una temporada, porque era realmente de malgusto donde 30 mujeres desesperadas competían para casarse con un monstruo.

Esto es lo que hemos hecho con el matrimonio en América, donde las jóvenes están socializándose desde los 5 años para ser nada más que una esposa. Planifican cada día  lo que visten, como están, … y no pasan ni cinco minutos pensando en lo que significa ser una esposa. La gente se planta delante de Dios y de los hombres (incluso en la iglesia del senador Diaz)  jurándose amor y obediencia, y no se creen una palabra de lo que dicen.

Si hay algo erróneo o alguna amenaza a la santidad del matrimonio en América, viene de aquellos de nosotros que tenemos ese privilegio y ese derecho, y hemos abusado de ello durante décadas.

No tenemos que temer nada de Tom Wayne y Lewis. No debemos temer nada de Dany O´Donald y su pareja. No tenemos que temer nada de gente que se han comprometido unos con otros para compartir su vida, protegerse el uno al otro en caso de enfermedad, incapacidad o muerte. No tenemos que temer nada del amor y del compromiso. Mi única esperanza, Tom, es que aprobemos esta ley, que el gobernador la firme y entonces nosotros podamos aprender de vosotros. Y vosotros no aprendáis de nosotros. Yo voto  SI.

Y ahora lo nuestro:

Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Matrimonio homosexual: una buena defensa

  1. juan carlos dijo:

    estoy en contra del matrimonio homosexual por convicción. pero la defensa de la americana me parece argumentar las cosas como se tienen que argumentar, con sentido y argumentos. roconozco que me ha hecho hasta pensar, pero si estás en la sociedad española y escuchas los argumentos pro matrimonios homosexuales, no puedes más que despreciar los vacios que dejan en la lógica de su propia defensa. buena comparación la que haces, nos queda mucho que madurar y aprender.

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Estoy de acuerdo contigo en que la argumentación de la senadora es muy sólida. Lógicamente no hace mención de que el matrimonio entre personas del mismo sexo tendrá las mismas disfunciones que el tradicional (divorcio, abandono, incluso violencia). Pero creo que tienen derecho también a esa “normalidad”.

    Algunos se sentirían confortados solamente con que no se utilizar el nombre de “matrimonio” para ese tipo de uniones, aunque tuviera exactamente los mismos derechos. Pero hasta a la palabra creo que también tienen derecho.

    Gracias por el post. Muy interesante.
    José María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s