La gente que está tan loca para pensar que puede cambiar el mundo, es quien lo logra

“Son los locos. Los inadaptados. Los rebeldes. Los alborotadores.  Los que ven las cosas de manera diferente. No les gustan las reglas. No tienen ningún respeto por el statu quo.

Podemos citarlos, estar en desacuerdo con ellos, glorificarlos o vilipendiarlos.

Lo único que no podemos hacer es ignorarlos”

Son los que crean el cubismo rompiendo con lo anterior. Los que retan a poderosas empresas creando una nueva compañía aérea diferente. Los que ganan la primera guerra sin armas. Los que “tienen un sueño”…

Gente que mueve el mundo, que cambia la manera de hacer las cosas. Crean un nuevo estilo. Empujan a la humanidad hacia delante.

Uno de estos innovadores es Steve Jobs, fundador de Apple en 1976. Fue despedido en 1985 y crea NeXT Computer y Pixar (vendida a Disney en 2006). Apple compra en 1997 NeXT Computer y con ello Steve Jobs se reincorpora a la compañía. Provoca una refundación de Apple incorporando la mentalidad de cambiar el mundo de la tecnología. Para ello, crea la campaña “Think different” y en ella refleja su filosofía de empresa.

A partir de ese momento, Apple empieza a verse como una marca distinta que destaca entre sus competidores. Hace ordenadores, pero sin embargo, para muchos es algo más que todo eso. ¿Qué cambia Steve Jobs en la compañía para que eso ocurra? Apple se atreve a romper con lo existente, a arriesgar, a inventar nuevos segmentos, a ir un paso más allá de lo que el resto considera posible.

El valor central de Apple es creer que la gente, con su pasión, puede transformar el mundo a mejor. Para Steve Jobs esto nunca debe cambiar: “¿por qué hacemos lo que hacemos?, ¿por qué existimos como empresa?”. Esos valores deben ser contagiados al cliente. Los compradores se identifican con la marca y con lo que ésta transmite. “Hacemos productos para gente diferente”

Según Simon Sinek en “Start with Why”, la mayor parte de empresas comienzan explicándonos lo que hacen: el “QUÉ”. Nos describen las características de sus productos, cuanto más detalladamente, mejor. Sin embargo, Apple sigue el proceso a la inversa: comienza con el “POR QUÉ” (el propósito que persiguen, el por qué existen, qué les motiva cada día a hacer lo que hacen). Y sólo desde el momento que su razón de ser como empresa queda claro, nos hablan del “QUÉ” (iMAC, iPod, iPhone, iPad).

Esta manera de comunicar la encontramos en otras marcas de éxito. Nike nos transmite “el espíritu de la competición y la emoción de la victoria”; BMW “el placer de la conducción”; y Coca-cola, nos “inspira momentos de optimismo y alegría”(la chispa de la vida). No nos mencionan zapatillas, motores o bebidas gaseosas.

Explicando su propósito, nos hablan a esa parte del cerebro irracional que controla nuestros sentimientos más profundos, nuestros instintos. Si el propósito, el POR QUÉ, está en línea con nuestros deseos, nos sentiremos atraídos por la marca y por sus productos. Si el artículo lo necesitamos o no, a esta parte del cerebro le tiene sin cuidado, sólo sabrá si lo desea o no lo desea, si nos hemos enamorado de él o no.

Si la comunicación empieza por el QUÉ, como en la mayoría de las compañías cuando quieren vender sus productos, entonces se dirigen a la parte más racional del cerebro, a la que procesa datos, compara y racionaliza decisiones.

Los líderes inspirados, en la política, la empresa o la ciencia, tienen un punto en común: comunican desde el “por qué”, yendo a esa parte del cerebro que rige los sentimientos. Esa gente a la que llamamos locos porque innovan en grandes o pequeñas cosas del mundo,  son los que consiguen que los negros sean iguales a los blancos, el hombre vuele como los pájaros, vayamos de vacaciones a la luna, pintemos palomas blancas, llevemos cientos de canciones y videos en un cuadrado metálico que no tiene teclas, o estemos convencidos de que “Sí, podemos” (“Yes, we can”).

Como dice Steve jobs:  “Esta gente que está suficientemente loca para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que realmente lo hacen”, … y añade: “Si alguno de éstos hubiese utilizado un ordenador… habría sido un MAC”.

Esta entrada fue publicada en Psicologia, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La gente que está tan loca para pensar que puede cambiar el mundo, es quien lo logra

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Dk dijo:

    Interesante y motivador!

    Me ha hecho sentir un poco más loco… aunque yo no uso Mac… toco la guitarra😀 jejeje

    Un saludo!

  3. Lo que conviene tener claro para evitar grandes fracasos es que al statu quo, a la opinión mayoritaria, a los poderosos, es muy complicado ganarles siguiendo sus reglas. Sin embargo, si cambiamos las reglas, es posible hacerse un espacio, incluso crear una mayoría alternativa.

    En algunos modelos económicos, como el de Porter, este hecho se sistematiza, y se habla del outsider en un mercado, el que cambia las reglas predominantes.

    Yo he trabajado muchos años en una multinacional, tradicionalmente obsesionada en contar el “qué” producíamos. Si no eres el más grande, estás condenado a ser un segundón.

    A Goliat no se le vence con la fuerza. Pero quizá sí con una patada ahí.

    Saludos, Pilar.

    José María

  4. Pingback: Educación para el lado derecho del cerebro |

  5. Mireia dijo:

    Sencillamente sensacional

  6. Lourdes dijo:

    “Moving, all the people moving, one move for just one dream
    We see moving, all the people moving, one move for just one dream
    Tiempos de pequeños movimientos…movimientos en reacción
    Una gota junto a otra hace oleajes, luego mares…océanos
    Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión
    Murmullos se unen forman gritos, juntos somos evolución”. (Macaco)

    PD.- ¿Qué hay de los que estamos tan locos que seguimos usando Windows?

  7. Me pareció Excelente post!! Lo cierto es que refleja la realidad tal cual

  8. mattew dijo:

    Hay muchas voces que en algun momento fueron mas estruendosas que las tormentas si bien nunca gritaron su mensaje este hiso temblar el firme suelo de lo cotidiano cambiando la ruta de la norma a seguir

  9. Luis dijo:

    A mí, todos me dicen que no se puede, pero yo realmente creo que este mundo puede cambiar y ser mejor, si todos nos vieramos a nosotros mismos en los ojos de otro ser vivo ( persona, animal, planta, etc..). Basándonos siempre en la tolerancia, respeto y dar amor siempre, sin medirse. Me han dicho, que soy demasiado ingenuo por pensar que eso es posible, que no estamos realmente preparados para un cambio semejante. Sin embargo, aunque por ahora nadie lo quiere ver así, tengo esta loca idea de que, si yo comienzo, todos los demás que se convenzan como yo, de los mismo, seguirán la cadena y predicaran el cambio con el ejemplo. ¿Estaré lo suficientemente loco entonces?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s