Estilos de dirección: Mourinho y Muti contra Guardiola y Von Karajan

José Mourinho dirige su equipo como Riccardo Muti su orquesta; y Pep Guardiola al Barça como Herbert von Karajan dirige la suya. Aunque parezca que la música clásica y el fútbol no tengan muchos aspectos comparables,  cuando se analiza a qué se tienen que enfrentar los directores de ambas actividades para conseguir el éxito, sí que se pueden trazar algunas similitudes.

Hacer trabajar a un grupo de personas juntas en la misma dirección, para conseguir un objetivo común, es algo que muchos líderes intentan cada día. Cuando este grupo de personas son profesionales de alto nivel, el reto para el líder es más difícil. Si algunos de los miembros del equipo se consideran estrellas (o fueras de serie) en su profesión, hacerles parte de un equipo, una pieza más, es una tarea que sólo algunos grandes líderes son capaces de llevar a cabo.

Existe mucha literatura y teorías de cómo ser un buen líder, de cómo motivar a un equipo de personas. Lo que es evidente es que no hay un modelo único de liderazgo y que el utilizado por cada líder, sea en el campo que sea, debe ser auténtico, es decir, en sintonía con los valores de éste, su carácter  y su personalidad.

El director de orquesta israelita Itay Talgam opina que dirigir una orquesta sinfónica es armonizar muchas historias (la del compositor, la de los músicos, la de los fabricantes de los instrumentos, la de la audiencia,…) para que formen una sola. Para ello, es necesario coordinar a un grupo de profesionales de altísima cualificación, con dominio de técnicas muy complejas obtenidas a través de años de estudio y práctica,  un grupo de artistas que interpretan una obra de arte. Hacer que esta mezcla de técnica y arte individuales se ejecute en sintonía con decenas de colegas, es todo un reto para el director.

En la conferencia de TED, Itay Talgam explica, de una manera sumamente divertida y llena de sentido del humor, su análisis sobre la forma de dirigir que tienen todos estos grandes maestros. En unos divertidos 18 minutos vemos el estilo de dirección de estos grandes directores y cómo interactúan con sus músicos. Se pueden activar los subtítulos en español en la parte inferior (view subtitles) eligiendo en el submenu “Spanish”.

De entre los diferentes estilos de dirección que nos presenta Itay Talgam, Muti y von Karajan son tal vez los más contrapuestos.

Riccardo Muti: Como se ve en el vídeo, Muti entiende su labor como la de “preservar la esencia de la pieza, como la creó su compositor” (o cómo Muti interpreta que el compositor la creó). Para ello da las órdenes claras, quizás demasiado claras. No permite a los músicos ninguna desviación de la pauta marcada. Muti es un gran maestro reconocido mundialmente, pero ese excesivo control llevó a que los músicos de la Scala de Milan le pidiesen en bloque que se fuese ya que no les proporcionaba la mínima automomía necesaria para expresar su arte, sus sentimientos, dentro de la pieza. Se sentían como máquinas en las manos de Muti y no podían contribuir, eso les desmotivaba.

Herbert von Karajan: Todo pasa dentro de su cabeza y los músicos deben deducirlo. Cómo intuir lo que pasa por la mente de von Karajan es difícil: tienen  que mirarse unos a otros y coordinarse entre ellos, mientras “van asumiendo” lo que el director quiere a través de sus gestos ambigüos. Él marca la filosofía, el estilo, los principios,… para después, dejar al equipo interpretarlo con libertad pero siguiendo su idea, sin sobre-comunicarla. Esta forma de dirección hace que el grupo esté más unido y sean dependientes unos de otros. Hay un liderazgo compartido.

Estos ejemplos, sacados del mundo de la música, son completamente asimilables a muchas otras actividades donde grupos de personas actúan unidas. El líder combina en armonía: motivación, automonía, libertad, disciplina, grupo, técnica, arte,… Descifrar y copiar su estilo y fórmulas de éxito es una labor muy complicada, ya que mucho de ello está basado en personalidad y experiencia.

En el mundo del fútbol nos encontramos con dos líderes de éxito: Mourinho y Guardiola, cada uno con un claro modelo de dirección, y significativamente diferente entre ellos.

José Mourinho: Puede gustar más o menos, caer bien o mal, pero lo que es indiscutible es que sabe ganar. Su estilo parece muy similar al de Muti: orden, control, disciplina, y en definitiva “aqui mando yo, y pase lo que pase yo soy el responsable”. En este vídeo de Cuatro se presenta su estilo y sus “10 mandamientos”. Su principal mandamiento: “La victoria por encima de todas las cosas”

Sus mandamientos relacionados con su filosofía de equipo:

  • “Los jugadores no son las estrellas, la única estrella es el equipo”
  • “La culpa es del entrenador, la responsabilidad de todos”
  • “Queda terminantemente prohibido borrarse (inhibirse)”
  • “Todos los jugadores son igual de importantes, y a cada uno  hay que dedicarle su tiempo”
  • “Cada jugador, antes de cada partido, recibe los detalles personalizados del contrincante en su área de juego”

Sus mandamientos relacionados con la disciplina de grupo:

  • “Puntualidad”
  • “El Hotel es un bunker, no se habla con nadie”
  • “Sólo se consume agua”
  • “No teléfonos móviles, no visitas”
  • “Se entrena muchas horas al día”.

Se trata de un estilo muy similar al de Riccardo Muti. En el caso de Mourinho, “la victoria por encima de todo, yo soy el foco de atención, yo marco las reglas, los detalles y cada jugador ejecuta su papel como yo se lo defino”. En el de Muti, “Yo tengo la misión de interpretar la pieza como el compositor la concibió, y para ello, yo marco todos los detalles de cómo cada músico lo tiene que hacer. La disciplina de la ejecución ante todo”.

Pep Guardiola: Pep entiende el fútbol como un sistema de juego muy especial (dicen que lo aprendió de Cruyff). Más que amoldar cualquier jugador al sistema, selecciona a los que mejor se adaptan al mismo. Luego deja que ellos interpreten el juego, los detalles. En este vídeo de Cuatro se resaltan algunas características del estilo de liderazgo de Pep.

Parece que Guardiola está presente, pero no omnipresente. No comunica los detalles de lo que quiere, pero sí la filosofía de su manera de entender el fútbol. Mantiene un entorno de actuación pero, dentro de ese entorno, da libertad a los jugadores para buscar su lugar. Marca reglas básicas de disciplina, sin embargo, no al nivel de Mourinho. Pep es el jefe, aunque no lo deja todo claro, hay que interpretarle.

Como von Karajan, todo pasa en su cabeza, no lo comunica claramente y los jugadores se tienen que mirar unos a otros, e interpretar el sistema. La victoria o la pieza es importante, pero hay algo más: belleza, autonomía, interdependencia, identidad… El equipo comparte el liderazgo.

Dirección sin Director

Otra forma de liderar es la dirección sin director. ¿Posible? Siguiendo con el ejemplo de la música clásica, hay una orquesta en Nueva York llamada Orpheus Chamber Orchestra que no utiliza director. Ellos lo llaman un “estilo de liderazgo colaborativo”. Parece que sus métodos de ensayo y de ejecución de las piezas en público son muy elaborados, y el liderazgo lo van asumiendo diferentes miembros del grupo durante el proceso, dependiendo de diferentes criterios. Ejemplo de como lo hacen: aquí.

¿Es posible la “dirección sin director” en el F.C. Barcelona o R. Madrid? ¿Es posible en nuestras empresas?

Esta entrada fue publicada en Negocios, Psicologia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Estilos de dirección: Mourinho y Muti contra Guardiola y Von Karajan

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Elisa Rojo dijo:

    Excelente, brillante. Enhorabuena por este artículo.

  3. Jacobo dijo:

    Solo un detalle, orquestas sin director no son extrañas, en realidad fue lo común hasta el siglo XIX.
    Cuando se trata de un conjunto pequeño de profesionales que conocen muy bien su papel toda figura de director es prescindible, valga como ejemplo el cuarteto de cuerda.
    El video del ejemplo puede ser sumamente curioso, pero no es sorprendente ni innovador, ni creativo ya que era lo habitual en tiempos de Beethoven, además se trata de un concierto solista, forma donde era muy habitual que el solista asumiese una funcion de dirección ya que los conciertos estaban/estan condebidos para su lucimiento e incluso llevaban el nombre propio del interperte que los esteno en la mente del compositor.
    Me soprenderia gratamente que una orquesta haya logrado sin director un interpretación acertada del Tristan und Isolde, del Faltaff Verdiano o de la 8ª Sinfonía de Mahler eso si seria notable y sorprendente, ya que precisamente la figura del director de orqueta tal como se lo conoce hoy fue consecuencia de enorme difucultad técnica de la música de finales del XIX. Lo contrario, la ausencia del director, no solo no es nada raro sino que fue la costumbre durante mas de dos siglos.

  4. Anónimo dijo:

    bueno lo de las orquestas sin director es algo que como todo tiene sus 2 caras como la moneda y todo depende de muchos factores aleatorios a los cuales debemos principalmente aunarle la calidad de los integrantes del grupo que se conforme para la ejecucion de un proceso ya sea musical o deportivo en estos casos… existe un ejemplo que olvidaron en futbol y que a mi me gusta mucho, ruud gulit, cuando se fue al chelsea, jugaba y dirigia dentro del mismo campo en plena accion eso puede llegar a ser mas efectivo, aunque a veces ver las cosas desde afuera puede ser (como hasta ahora) muy lucrativo), lo unico cierto del caso es que todo depende de muchos factores aleatorios que pueden o no compenetrarse y de alli que se optenga o no el exito en algun tipo de liderazgo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s