Energías renovables, la única opción

Son ya muy pocos los que no admiten que el consumo energético en el planeta y las emisiones de CO2 que se producen están generando una situación insostenible.  El escenario actual es ya complicado y si analizamos las previsiones del consumo energético en los próximos años, el escenario debería despertar una acción global para afrontar el reto.

Pero empecemos por analizar el futuro de una manera muy simplificada (extraída de esta presentación de Hans Rosling en TED). En el planeta somos actualmente unos 7000 millones de personas (7b). Clasificando la población por su situación económica, vemos que 2000 millones están por debajo del umbral de la pobreza, disponiendo de menos de 2$ por día; unos 3000 millones disponen de menos de 40$ al día y tienen energía eléctrica en la vivienda aunque ningún electrodoméstico; alrededor de 1000 millones disponen de lavadora; y solamente 1000 millones cuentan con innumerables electrodomésticos, aviones, coches,… viviendo con más de 80$ al día. Si consideramos que en el mundo se consumen 12 unidades de energía, la mitad la consume un séptimo de la población mundial, o sea, nosotros.

Este es el estado actual pero hay que tener en cuenta que no es algo estático sino que nos estamos moviendo hacía:

  1. Un crecimiento de la población, mayoritariamente en los países en desarrollo (se estima que en 2050 seremos unos 9000 millones de personas).
  2. Un crecimiento económico en cuanto a que la economía crecerá y los países en desarrollo proporcionarán mayor nivel de vida a sus ciudadanos.

En 2050 el mundo será algo así:

Tendemos a 1000 millones adicionales de ricos, y una evolución del resto a un nivel mayor de desarrollo y en consecuencia de consumo energético. Si no hacemos nada pasaremos a necesitar 22 unidades de energía, comparadas a las 12 necesarias hoy, lo cual será insostenible.

Aunque la solución fácil podría ser:

a) no permitir el crecimiento de la población —-> (inevitable)

b) no permitir que los países en desarrollo tengan lo mismo que nosotros ya tenemos —-> (ridículo)

La solución se deberá buscar en reducir los niveles de consumo per cápita, y en buscar un origen de la energía sostenible. Este debería ser el objetivo:

Los dos ejes de la solución son:

Menor consumo

Tenemos que conseguir que cualquier sistema que consume energía para funcionar aumente su eficiencia substancialmente. Ya hay normativas que obligan a respetar ciertos niveles máximos, y a exponer en las etiquetas la eficiencia energética. Incluso las viviendas empiezan (al menos en el Reino Unido) a ser clasificadas por su eficiencia energética.

Un caso remarcable es el de una de las industrias que necesita energía para funcionar: las redes de telecomunicaciones. Se ha creado recientemente una iniciativa propuesta por Alcatel-Lucent a la que se han unido la mayor parte de las empresas del sector, llamada Green Touch. El objetivo es reducir 1000 veces el consumo energético de las redes de telecomunicaciones en el 2015 en comparación al de 2010. Si todos los sectores económicos lanzasen iniciativas similares y con el mismo nivel de ambición, se estaría creando una nueva manera de afrontar la economía.

A nivel privado, se debería proporcionar mayor información al ciudadano para un uso más eficiente de la energía. Nic Marks de la New Economics Foundation explica en otra conferencia de TED (visto en el post: Hacia un planeta feliz) cómo el futuro de la energía pasa por una mayor eficacia de la utilización de los recursos naturales. Costa Rica es un buen ejemplo con un 99% de su eletricidad proviniente de recursos naturales.

Fuentes de energía verde, renovables, no contaminantes y no peligrosas

Empecemos por ver de dónde procede la energía que consumimos actualmente:

El 87% procede del Petroleo, del Gas y del Carbón. Todas ellas son fuentes consideradas altamente contaminantes y extinguibles. La energía nuclear proporciona el 6%. Esta energía, aunque no se puede considerar climáticamente contaminante, sí que proporciona otro riesgo muy serio de contaminación, por lo que no se puede considerar completamente segura, como ha demostrado la catástrofe de Japón.

Como fuentes de energía realmente verdes sólo nos queda el 6% de las hidroeléctricas y el ridículo 1% de todo el resto de las energías renovables.

El gran reto para el 2050, como vemos en el cuadro, es ganar un 20% en eficiencia reduciendo el consumo, reducir un 20% la utilización de energías sucias, y sobretodo, multiplicar por 9 la utilización de fuentes de energías renovables.

Este reto no se puede basar únicamente en principios de economía de mercado. Los estados deben regular, invertir y subvencionar este sector para garantizar un futuro a nuestros hijos.

Esta entrada fue publicada en Sociedad, Tecnología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Energías renovables, la única opción

  1. Interesante análisis, Pilar.

    Yo, personalmente, creo que la energía nuclear debería tener un mayor recorrido. Está clato que tiene ciertos riesgos, pero no creo que sean incontrolables, sólo que hay que invertir más en protegerse de esos riesgos. Eso hará, lógicamente, que la energía de origen nuclear no sea tan barata como es hoy.

    Y con las energías renovables hay que tener ciertas precauciones, porque son renovables dentro de ciertos límites. Si llenamos el territorio, es un decir, de molinos de viento y de placas fotovoltaicas, seguro que estaremos afectando, quizá gravemente, a otros factores de la vida en la Tierra. Francamente, no creo que nada de lo que nos rodea pueda ser infinito.

    Está claro que la persecución implacable de la eficiencia es imprescindible. Y que el ahorro debe formar parte intrínseca de nuestras prácticas cotidianas de vida.

    Mi opinión es que debemos desarrollar razonablemente todos los métodos de generación de energía. Soluciones extremas no nos salvarán en ningún caso del caos.

    Saludos, Pilar.

  2. Mireia dijo:

    Una magnifica exposición, por ello pienso que todavía existen muchos intereses creados para no dar una solución rápida.
    Cuanta inconsciencia hay todavía, si todos fueramos capaces de ir en la misma dirección…………
    Probablemente para que haya un cambio importante tengamos que cambiar nuestros valores y ser conscientes que podemos vivir igual de bien con menos, esperemos que este reto sea conseguido antes del 2050.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s