Cráter Barringer en Flagstaff (Arizona)

En Arizona,  entre las ciudades de Winslow  y  Winona, muy cerca  de  la vieja Ruta 66,  a 35 km al este de Flagstaff se encuentra el Barringer Crater, tal vez el cráter más famoso causado por un meteorito.

Hace 49.000 años una enorme roca se estrelló en las llanuras del desierto de Arizona provocando un enorme socavón de 1,2 km. de diámetro y 570 m. de profundidad. Se trataba de un enorme  meteorito (al que se le dio el nombre de Canyon Diablo) de unos 30,5 m. de diámetro compuesto por hierro-niquel, con un peso de 60.000 toneladas y viajando a una velocidad de casi 45.000 kilómetros por hora.

El choque fue como el de una bomba de 20 megatones (150 veces la bomba de Hiroshima) lo que hizo fundirse las rocas que se encontraban alrededor del cráter.

Se cree que el 85% del meteorito se fue desintegrando al chocar con la atmósfera y el resto que impactó contra el suelo quedó diseminado en un radio de 13 km. como granos de café. La pieza más grande que se ha encontrado del mismo es de 653 kg. y se conoce como el meteorito Holsinger.

A finales del siglo XIX, Grove Karl Gilbert, el geólogo más reconocido de su generación y jefe del Servicio Geológico de EE.UU, llevó a cabo un estudio científico completo sobre el cráter del desierto de Arizona, en el lugar conocido como Coon Butte, y llegó a la conclusión de que el socavón era el resultado de una explosión de vapor volcánico y no producido por un impacto de meteorito.

Pero en 1902, Daniel Moreau Barringer ingeniero de minas de Filadelfia y dueño de empresas mineras en Arizona, en una conversación casual con su amigo Samuel J. Holsinger tuvo conocimiento de la existencia del cráter y decidió crear la Standard Iron Company con la idea de perforar el cráter. En 1906 él y su socio, el matemático y físico Benjamin C. Tilghman demostraron que el enorme cráter había sido producido por el impacto de un meteoro. Sin embargo, después de años de perforaciones, no consiguieon encontrar las toneladas de hierro-niquel que se suponía estaban enterradas allí.

En 1929 cuando Barringer había gastado más de 600.000$ en las excavaciones sin éxito y estaba casi al borde de la ruina, le llegó un informe por el que se confirmaba que el meteorito debió de desintegrarse al chocar con la tierra y todas las excavaciones habían sido inútiles. Esto fue tan duro golpe para él que le provocó un ataque al corazón causándole la muerte.

Tras su fallecimiento, sus descendientes crean la Barringer Crater Company convirtiéndolo en lugar de interés turístico. Hoy en día está dentro de los Parques Nacionales de EUA aunque sigue perteneciendo a la familia Barringer.

El cráter cuenta con caminos y puentes colgantes para poder observarlo a través de prismáticos desde unos miradores.

En el centro  de  visitantes  hay un  pequeño  museo  del espacio,  una  sala  de  cine, restaurante,… Una cápsula espacial cedida por la NASA está colocada en la entrada de la tienda de regalos.

Hace unos años se le dio el nombre de Barringer a un pequeño cráter en la parte oculta de la luna en honor a Daniel Moreau Barringer que tanto luchó por el cráter de Arizona.

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cráter Barringer en Flagstaff (Arizona)

  1. Mireia dijo:

    Muy interesante el artículo. Da que pensar lo poco que sabemos y en función de a quien creamos o en quien confiamos, la trayectoria que toma nuestra vida

  2. luis dijo:

    muy buena informacion gracias me sirvió de mucho Atte: Luis Toro, Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s