El “de boca en boca” del siglo XXI

Las nuevas tecnologías, internet, los SMS, Twitter, Facebook  tienen el poder de convocar a cientos de personas con el único objetivo de compartir pasiones, de entretenerse o simplemente por el mero hecho de divertirse. Sin necisidad de utilizar los habituales medios de comunicación (TV, radio, prensa) se puede consiguir movilizar a las personas sólo lanzando un mensaje en la red que pasa de un amigo a otro y se extiende  rápidamente. Es el “de boca en boca” del siglo XXI.

Gente que no se conoce entre ella, que viven separados por miles de kilómetros pero cuya motivación es formar, de una manera espontánea, parte de un proyecto, de una idea, sólo por el placer de participar, logran hacer cosas maravillosas, incluso mágicas.

Eric Whitacre, compositor y director estadounidense, decidió crear un coro donde la gente grabándose desde su casa y siguiendo sus instrucciones, interpretase una de sus obras y la subiese a YouTube para cantar todos juntos. Y lo logró. Consiguió unir los videos de 185 personas de 12 países diferentes en un Coro Virtual que interpretaba Lux Aurumque, una pieza que ha sido vista por más de un millón de usuarios en YouTube.

Encantado con la experiencia, en abril del 2011 ha unido a 2000 personas de 58 países en otro Coro Virtual con su obra Sleep donde crea arte uniendo música, imagen y tecnología.

Esta forma nueva de movilizarse hacía una acción social es sorprendentemente rápida y eficaz por lo que no ha podido ser obviada por el marketing de las empresas. El hacer algo al unísono es impactante y atractivo, provoca que muchos quieran participar y luego contárselo a los amigos.

Así nacen los FlashMob, los encuentros de gente que no se conocen entre ellos, que se reunen en un lugar y a una hora determinada para hacer algo inusual, que dura pocos minutos y que con la misma rapidez con que se han juntado, se dispersan.

Los FlashMob tienen un efecto “residual” en la mente de las personas que lo ven, que se encuentran sumergidos en ellos cuando están comprando, o en un aeropuerto, o esperando en una estación de tren, o haciendo una pausa en una cafetería antes de volver al trabajo. También tienen un efecto “eco” pues todos, después de haber asistido a un FlashMob, nos gusta hablar de lo que vimos y comentarlo.

La música, la diversión, el efecto sorpresa y la risa hacen que la gente se relaje, se destense y genera una sensación de simpatía hacía la marca. T-Mobile lo sabe y lo ha usado muchas veces en sus campañas de marketing:

… desde hacer cantar a 13.500 personas en Trafalgar Square:

… a sorprender a todo el que se encontraba en el aeropuerto de Heathrow el pasado 27 de octubre:

“LA VIDA ES PARA COMPARTIRLA” (T-Mobile)

A pesar de lo que oímos en las noticias en la televisión cada día, a los seres humanos son muchas más las cosas que nos unen, que las que nos separan.

Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El “de boca en boca” del siglo XXI

  1. Anónimo dijo:

    super es algo que fascina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s