Hiroshima: La resilencia del pueblo japonés

Hiroshima (isla ancha) se asienta sobre varias islas en el delta del río Ota, en la prefectura de Chugoku. Es una ciudad dinámica donde la gente rara vez menciona la bomba sino que vive el presente con los ojos puestos en el futuro aunque mantenga el recuerdo de aquel 6 de agosto de 1945 para gritarle al mundo que hay que luchar por la paz y el entendimiento de los pueblos.

El Genbaku Domu (Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima) es uno de los pocos edificios que quedaron en pie ese día. Situado a 150 metros del epicentro donde detonó la bomba atómica, se encontraba en medio del área comercial y residencial de la ciudad. Al principio se había decidido demolerlo pero la ciudad empezó a crecer alrededor de él y se decidió mantenerlo como memorial de lo ocurrido. La UNESCO lo nombró Patrimonio de la Humanidad.

Junto a la Cúpula de la Bomba se sitúa el Parque de la Paz de Hiroshima. En él, la Campana de la Paz nos invita a tañerla con una inscripción que reza: “Dedicamos esta campana como símbolo de la aspiración de Hiroshima de que todas las armas nucleares y las guerras desaparezcan y que las naciones vivan en una verdadera Paz. Que suene para que llegue a todos los rincones de la Tierra y satisfaga los oídos de los hombre cuyos corazones laten por la Paz. ¡Amigo, dé un paso adelante y hágala sonar por la Paz!”.

En el centro del Parque está el Cenotafio con los nombres de las víctimas de la tragedia junto a la llama de la Paz (Heiwa no-to) que permanece encendida y que sólo se apagará cuando todas las armas nucleares del mundo sean eliminadas.

Armas nucleares en el mundo

Tras pasar por delante del Monumento en memoria de los niños que representa a la niña Sadako, el Museo Conmemorativo de la Paz no deja indiferente a nadie mostrándonos lo que la estupidez humana es capaz de hacer.

El museo es duro de ver:  los relojes que quedaron parados a la hora de la explosión, la sombra estampada en los escalones de granito del Banco Sumitomo que es lo único que quedó de la persona que estaba allí en ese momento, trozos de uñas que crecieron negras y retorcidas debido a la radiación, restos de uniformes escolares, pedazos de bicicletas, un buda de bronce medio fundido, fotografías del horror, más de 250.000 muertos e historias, muchas historias con sus nombres propios.

El museo nos enseña también cómo el pueblo se recuperó del holocausto nuclear y reconstruyó una comunidad próspera e internacional gracias a un civismo extremo.

“Cáete siete veces, levántate ocho veces”  (Nana korobi ya oki)

Este proverbio japonés nos muestra la capacidad de recuperación (resiliencia) de este pueblo al que no le importa el número de veces que falla o es derrotado, se levanta y lo intenta de nuevo. Para los japoneses el éxito no tiene por qué ser rápido, lo importante es dar lo máximo de uno mismo y perseverar hasta el final.

Cuando se visita Japón, hay un aspecto que resalta sobre muchos otros: Japón es una sociedad civilizada. La coexistencia es pacífica y el tener una convivencia educada y en orden  es una prioridad para todos. Con estos cimientos más su capacidad de recuperación y extrema determinación, Japón ha superado muchas dificultades y superará la actual crisis.

En tiempos de crisis y dificultades es cuando la gente y los pueblos muestran su verdadero carácter. Todo el mundo puede ser cooperativo, paciente y comprensivo cuando las cosas van bien. Cuando la situación es complicada es cuando sólo los fuertes de espíritu mantienen esa actitud.

Al observar las imágenes que todos los medios de comunicación nos han ofrecido del último tsunami de Japón, o al visitar Hiroshima y sus museos sobre lo sucedido allí en la segunda guerra mundial, uno puede ver y escalofriarse con la magnitud del dolor y destrucción que estas catástrofes pueden generar en un pueblo.

Pero lo que más ha sorprendido a todos los corresponsales de prensa internacionales que han acudido a cubrir el desastre es la increíble actitud de la población ante la dramática situación en la que se encontraban. Muchos periodistas comentaban sorprendidos como habían visto gente haciendo cola durante horas para recibir una botella de agua, y cuando les comunicaron que se habían acabado, la gente abandonó el sitio, sin protestar, sin enfadarse y sin crear ningun incidente. En los supermercados donde había mayor número de botellas de agua, la gente sólo se llevaba una por persona y en las gasolineras, nadie llenaba el depósito.

En el Daily Telegraph Austrialiano se podía leer:

“… el pueblo japonés sólo muestra cooperación entre la gente, generosidad, orden y un comportamiento industrialmente civilizado. No hay saqueos, no hay quejas. Casi nada de pánico y ninguna exigencia del tipo que el gobierno lo resuelva ya”.

Esta entrada fue publicada en Sociedad, Viajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hiroshima: La resilencia del pueblo japonés

  1. Es realmente increíble,al llegar desde Tokio. a Hiroshima (Tren bala mediante) Y encontrarse con tan hermosa ciudad Hiroshima, levantada sobre el delta del corto río Ota que tiene siete brazos formando seis islas: Pero lo que más me sorprendió.Fue la diferencia de recordar dos hechos trágicos para la humanidad, ya que habiendo visitado primero Pearl Harbor, en Haway. durante la excursión, asistimos a representaciones fílmicas y teatrales, de alto nivel terrorífico, y dramático como el puente en cruz sobre el hundido Acorazado Arizona, Todo presentado de tal forma, que uno llega a odiar a los japoneses. Mientras que en las devastadas ciudades de Hiroshima y Nagasaki; donde la suma de muertos supera los doscientos catorce mil ( 214.000), se presentan los hechos, de una manera muy diferente; Con una rigurosidad histórica total, pero sin victimizarse. Realmente con las persona con las cuales gracias a la intérprete, pude conversar, durante la realización de un congreso al que asistiera.Sus relatos en ningún momento fueron agresivos. ¡TODO UN EJEMPLO DE SUPERACIÓN HUMANA!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s