Saqueadores de energía, cenizos y otros depredadores

“Dime con quien andas y te diré quien eres” no es sólo un refrán popular sino la conclusión a la que han llegado muchos estudios que demuestran que somos el resultado de la gente con quien nos relacionamos.

Para Jim Rohn, cada persona es la media de las personas que tiene más cerca, y su energía y pasión en hacer cosas en la vida está relacionada con la energía y la actitud positiva de los que tiene más próximos.

En el entorno en que nos movemos (familia, trabajo, amigos) nos encontramos con diferentes tipos de personas, pero no somos muy conscientes de la influencia que cada tipo de ellos nos produce.

Están los entusiastas, positivos y optimistas quienes, ante el fracaso, siempre ven la botella media llena. La pasión se contagia, y el optimismo, y las ganas de hacer cosas, y el espíritu de lucha o de superación.

La mejor manera de tener éxito en lo que nos apasiona es rodearte de personas con un alto nivel de energía y de pasión. Ellas nos harán ver nuevos caminos, nuevos retos, y nos ayudarán a descubrir nuevas oportunidades para llevar a cabo nuestro objetivo. Las personas apasionadas y entusiastas de la vida son muy fáciles de detectar: les gusta conversar, escuchar a los otros, hablar de cualquier tema, te animan y te motivan y siempre que pueden, te echan una  mano.

Sin embargo, hay otro tipo de personas que se caracteriza por ver siempre el lado negativo de las cosas, lo que puede ir mal, los contratiempos que pueden aparecer. ¿Cuántas veces te levantas por la mañana con ganas de comerte el mundo pero te cruzas con alguien que, sin saber por qué, te ha desinflado en treinta segundos?. Te generan una sensación de desasosiego y malhumor, sin saber cuál es la razón. Son los “energy suckers”, absorbedores y saqueadores de energía, también conocidos como cenizos.

Estos saqueadores de energía no tienen necesariamente malas intenciones. La mayoría de ellos no son conscientes de que lo son, de lo que hacen, ni de sus consecuencias.

Son esas personas que, cuando les cuentas tu proyecto, comienzan a listar las miles de razones por las cuales no lo vas a conseguir o es muy difícil. Te hablan de quien lo ha intentado y fracasado. Mentalmente se preparan para, en un futuro, decirte: “yo ya te lo dije”. Generalmente,  escuchan más bien poco y se focalizan en contarte historias que nada tienen que ver con lo que tú les estabas comentando.

Entre otros depredadores de energía, podemos encontrar:

Los criticones y destructores de entusiasmoBuscan la menor oportunidad para el cotilleo y disfrutan con los chismes y la crítica destructiva. Ellos tienen siempre información fresca sobre todo el mundo. Adoran el conflicto y nos acaban generando una sensación de malestar y desasosiego que no teníamos antes de que llegasen.

Los víctimas: Hacen sentir culpables a los que les rodean por todos los esfuerzos que hacen. Son mártires y nadie trabaja tan duro como ellos ni tiene los problemas que tienen ellos. Nos transmiten sus desasosiegos para hacerlos nuestros y pretenden resolver su vida usando nuestra energía.

Los pesimistasSu objetivo es el lado negativo de las cosas. Suelen empezar las frases con el “si pero…” para explicar por qué el proyecto o la idea que tenemos no va a funcionar. Si señalas que hace buen tiempo ellos te responderán con un “si pero el fin de semana va a llover”.

Los sabelotodosSon aquellos que lo saben todo de todo. Que nada es nuevo para ellos y para los que cualquier idea o proyecto ellos saben de qué va, cuales son los resultados y donde fallarás.

Si lo que dice Jim Rohn es cierto, debemos de hacer un esfuerzo en sacar los energy suckers de nuestra vida y, si no es posible, por lo menos de nuestros proyectos. Debemos buscar ansiosamente los entusiastas de la vida, los soñadores y dejarnos rodear por ellos… Y como dijo Winston Churchill: Nunca, nunca, nunca te rindas”.

Esta entrada fue publicada en Psicologia, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Saqueadores de energía, cenizos y otros depredadores

  1. Totalmente de acuerdo. Todos hemos conocido alguna vez a depredadores de energía.

    Quizá te olvidas de los que absorben nuestras ideas y proyectos, y luego los presentan como propios, los vampiros.

    Conocí hace poco a una sabelotodo rodeada de cuatro alumnos, cuya energía absorbía embriagada. Fue en el Monasterio de Valvanera (La Rioja) y he escrito algunas cosas sobre ello en mi blog.

    Saludos, Pilar

  2. manuel dijo:

    no tolero pesimistas, siempre aprendo y lo paso estupendamente con los estusiastas

  3. juan carlos dijo:

    Si tienes que eliminar a todos esos de tu vida, al final te quedas sólo.
    PRECAUCIÓN con las personas que empiezan sus frases con el “si, pero” o “es que…” acompañados todos de una triste sonrisa, un leve encogimiento de hombros y agachando la mirada al suelo.

    Y qué decir de los que al menor contratiempo dicen: “Ya tengo otro problema, es que nunca saldré de este agujero, que desgraciado/a soy….”

    La conclusión que yo saco de estas “victimas” encuentran protección en su desgracia.

    El mejor ejemplo de estos son los de YO MÁS. El típico que le dices que vienes del entierro de un familiar y te contesta: “menuda mierda de día llevamos chico, tu pierdes un familiar y yo pierdo el boli, qué desgracia de día”.

  4. Muy bueno, muy bueno todo. Y por supuesto, dentro de mi escaso conocimiento en cuanto a esto, me parece que es correcto todo lo que manifiesta el articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s