Café, té, cultura y negocios

Hasta la apertura del primer Café (Coffee House) en Oxford, The Grand Café en 1650, los ingleses se sociabilizaban en los conocidos pubs. En el siglo XVII, debido a la contaminación de los ríos, el consumo del agua conllevaba un serio riesgo para la salud. La cerveza, considerada más saludable, era la bebida habitual en todos los establecimientos y convertía las veladas en reuniones muy “animadas”, donde el nivel de ebriedad de los asistentes no ayudaba a proporcionar más valor que pasar un rato juntos.

Con la llegada del café y del té, y sus propiedades excitantes y no alcohólicas, los Coffee Houses se convirtieron en un centro de conversación, debate y creación no conocido hasta el momento. Los intelectuales de la época se reunían allí para compartir teorías, descubrimientos, o simplemente para sentarse en una mesa a escribir o pensar, degustando las nuevas bebidas llegadas de tierras lejanas.

El café creó La Bolsa

En el siglo XVII, los principales negocios del país se concentraban en Londres, en la actual City. En el centro de ese pequeño mundo se establecieron algunos Coffee Houses que fueron el entorno donde los hombres de negocios de la época se reunían para compartir noticias y proyectos. Actualmente los brokers de la bolsa utilizan internet y las numerosas empresas de análisis de mercado para saber lo que se mueve en los negocios, pero en aquellos tiempos, sin internet y sin teléfono, la única manera de enterarse de “los cotilleos” financieros era sentándose en una de sus mesas. De hecho los Coffee Houses son considerados como la primera Bolsa del mundo, pues en sus mesas se compraban y vendían empresas.

Estos cafés se encuentran en unos callejones, hoy en día medio abandonados y poco atractivos, entre las calles Cornhill y Lombard. Algunos de ellos ya han desaparecido y varias placas en las paredes nos recuerdan su historia.

En el número 12 de St. Michael´s Alley, el Pasqua Rosee´s Head, construído en 1652, fue el primero que abrió sus puertas. Todo el callejón fue destruído en el gran incendio de 1666 pero el café volvió a abrirse en 1668 con el nombre de Jamaica Coffee House en honor a la adquisición por parte del imperio británico de la isla de Jamaica. En él se reunían los “traders” para discutir sobre negocios, acordar créditos, vender esclavos o avisar de su captura. Actualmente es un bar de vinos.

Jonathan’s Coffee House abrió en Change Alley y pronto se convirtió, como dice la placa de la fachada, en el sitio preferido de los hombres de negocios (stockbrokers). La primera transacción de acciones documentada se realizó en este café en 1698. Al Jonathan’s se le considera el embrión de La Bolsa de Londres, la más antigua del mundo. Este café estuvo también en el centro del primer “Crash” bursátil de la historia provocado por la burbuja de South Sea en 1720.

George and Vultures situado en Castle Court es uno de los más antiguos de la ciudad. Ha sido reconstruido en numerosas ocasiones y ha llegado a nuestra época con un estilo muy particular pero conservando muchas de las historias vividas en su interior.

Numerosas personalidades de la historia inglesa han pasado por sus mesas. Entre ellos Charles Dickens, quien mencionó dicho café en su obra Picwick Papers.

Han cambiado los tiempos y la bolsa, pero el café sigue acompañando a los hombres y mujeres de negocios en su día a día convirtiéndose casi en una devoción, aunque no lo tomen en estos bucólicos Coffee Houses sino en los omnipresentes Starbucks.

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s